Video Visual Thinking

Visual thinking en pocas palabras

El pensamiento visual, o visual thinking en inglés, es el lenguaje que usamos para representar conceptos o ideas a través de dibujos. Pero no se trata de decirlo todo con dibujos, también hay que escribir el texto que consideremos importante.

La parte visual del visual thinking, va más allá de las imágenes, tendremos en cuenta formas, la proximidad del contenido afín, colores para resaltar lo importante, tamaño para jerarquizar y hasta el espacio que utilizamos para dibujar. Y lo importante es que no tenemos que saber dibujar, sino que a partir de unas formas básicas podemos representar casi cualquier cosa.

Es importante destacar también que estos dibujos tomarán forma de mapas mentales, sketchnotes, infografías o lienzos de trabajo. Esta manera de expresarnos, constituye una importante herramienta que además de ayudarnos a organizar nuestras propias ideas y facilitar nuestro aprendizaje, nos permite comunicarnos con más claridad con los demás y que nuestros mensajes sean recordados a más largo plazo.

Cuando aplicamos el visual thinking al trabajo en equipo, el equipo se vuelve más ágil y eficiente. Hoy en día es imprescindible obtener de forma rápida una visión de conjunto que incluya todos los elementos para poder tomar y ayudarnos a resolver . Dado que al dibujar estamos utilizando el hemisferio derecho del cerebro, fomentamos la y la innovación. Las metodologías de pensamiento visual favorecen trabajar de forma ágil, barata y sin riesgos.

¿Cómo nos ayuda el visual thinking?

El pensamiento visual se refiere a cómo las imágenes nos hacen pensar, nos permite hacer uso de éstas para llegar a saber algo más, a construir conocimiento. Nuestro cerebro tiene más neuronas visuales que del resto de los sentidos, de hecho, el 75% de nuestras neuronas sensitivas son visuales. Si acompañamos nuestro mensaje con dibujos estamos aprovechando al máximo la capacidad de nuestro cerebro de captar el mensaje. Una comunicación efectiva se da cuando el mensaje está compuesto de texto, verbalización y dibujos.

¿Por qué?

Al dibujar traducimos todo lo abstracto de está en nuestra mente, que está desordenado, rápido, no lineal, complejo… y lo vamos concretando, dándole forma, y esto:
• Permite ver la totalidad del mensaje de un vistazo.
• Mejora la comunicación, haciéndola más atractiva y simplificando ideas claves.
• Ayuda a mantener el foco.
• Fomenta la participación y la creatividad.
• Favorece la memoria a largo plazo.
• Genera un registro.

¿Desde cuándo?

La técnica no es nueva. Desde sus comienzos, la humanidad ha sentido la necesidad de comunicarse y transmitir sus conocimientos utilizando los medios y materiales que tenía a su alcance. Tal es el caso de las pinturas rupestres que nos han permitido comprender la historia de un modo más completo a través de diferentes civilizaciones.

Luego en 1969, el psicólogo alemán Rudolf Arnheim empezó a teorizar sobre la materia en su libro Visual Thinking (publicado dicho año).

¿Y por qué ahora?

En la actualidad la información en imágenes es fundamental para entender el entorno. Es más rápido visualizar una orden que leerla, no tenemos que hacer más que conducir por una carretera para entender lo rápido que la comunicación visual nos ayuda a tomar decisiones.

La iconografía es un buen ejemplo de cómo nos comunicamos hoy en día, pensemos sin ir más lejos en los emoticonos del WhatsApp; enviamos mensajes completos a través de imágenes prediseñadas que combinamos en un momento determinado para concretar el tono o mensaje que queremos dar.

El Visual Thinking ha cobrado relevancia en los últimos años en el mundo empresarial. En este sentido, los libros de Dan Roam, han sido claves ya que en ellos el consultor norteamericano desarrolla la idea de que no existe mejor forma de comprobar que se conoce algo que si se puede dibujar.

Pero ¿hay que saber dibujar?

¡No! El visual thinking no consiste solo en dibujar, dibujar es solo una parte del proceso. Cuando hacemos un dibujo consideramos inconscientemente innumerables opciones. El poder del dibujo está en las elecciones que hacemos al dibujar, como por ejemplo lápiz o rotulador, de qué color, de qué tamaño, qué dibujar. También tomamos muchas decisiones sobre su contenido ¿esta idea pertenece a este dibujo? ¿está asociado con otros conceptos dibujados? ¿cómo? ¿escribo alguna frase asociada?

Cada elección es resultado de una decisión, aclaramos nuestros pensamientos con cada decisión tomada, cada trazo que hacemos tiene un significado.

En síntesis: “Dibujar para pensar mejor”.