Si has visto la página ¿Quién soy? ya tendrás un poco de idea de ello. Y si lo que quieres es conocerme un poco más, este es el lugar adecuado 🙂

Siempre me gustó dibujar, o mejor dicho copiar, de otros dibujos o de la misma realidad.

Cuando era pequeña, tal vez con 8 años pinté una gran pantera rosa en la puerta de mi habitación. No fue uno de esos dibujos que tus padres descubren de repente, confiscan todos tus rotuladores y se plantean pintar la casa otra vez. Todo lo contrario, ellos me apoyaron, fueron quienes compraron las pinturas adecuadas y aquello fue ¡mi primera obra maestra!

Aunque, ahora que lo pienso, no habremos creído que algún día pudiera ser considerado como “el primer Nattom” porque no he encontrado fotos de aquella puerta en casa. Sí, habéis leído bien, mi firma artística es “Nattom”…

Con el pasar de los años fui encontrando en el dibujo un lugar donde desconectar de todo, donde el paso del tiempo no tenía sentido, podía tirarme horas dibujando hasta que me quedara a gusto con mi trabajo. He compartido mi humilde colección aquí.

Otra afición que nació cuando era más adolescente, fue la de escribir. Aunque no tanto como un hobby, sino más bien una forma de dibujar mis silencios… Esos escritos aún no los he compartido.

Tal vez estas líneas resuman un poco mi veta artística… o no, quién sabe 🙂